Historia de las cuentas en Guatemala


 

Guatemala como parte de los signatarios de la OMS inició su participación con la publicación del Informe de Cuentas Nacionales de Salud 1995-1997, documento que salió a luz en abril de 1999, la investigación se realizó con apoyo financiero de USAID y OPS/OMS, bajo subcontrato con Harvard College y la Asistencia Técnica de Partnership for Health Reform y FUNSALUD. Los fondos también sirvieron para la elaboración del informe Cuentas Nacionales de Salud 1998 que fue publicado un año después en mayo del 2000. Cabe mencionar que el Banco Interamericano de Desarrollo –BID-, la Organización Panamericana de la Salud –OPS-, el Banco Mundial –BM- y la Agencia Interamericana de Desarrollo –AID- comenzaron a coordinar sus actividades en función de las Cuentas Nacionales de Salud, explícitamente en 1997, colaboración que fue formalizada en junio del 2000 en el acuerdo “Agenda compartida para la salud en las Américas” (BID, 2002). Luego de varios años de ausencia, un taller llevado a cabo en Nicaragua en julio de 2003 nuevamente da un impulso a la elaboración de las Cuentas Nacionales de Salud de Guatemala, proceso que se estaba realizando en sus pares centroamericanos y por eso, en el año 2004 se publica el Informe de Cuentas Nacionales 1999-2003. Cuatro años después, en 2007 se publica el cuarto informe denominado Situación de la Salud y su financiamiento 2004-2005. Luego del cuarto informe, un intento de actualización se realizó en el año 2010 con el Estudio Piloto de las Cuentas Nacionales de Salud de Guatemala periodo 2006-2008 pero el documento entregado no fue aceptado en los procesos de validación. Un nuevo intento se hace a finales del año 2011 el cual concluye con la publicación del Estado de las Cuentas Nacionales en Salud Guatemala 2006-2008. Hoy por hoy, a pesar de que Guatemala no ha mantenido el mismo ritmo de trabajo para la presentación de este informe en el pasado, este es un momento coyuntural para la institucionalidad de las Estadísticas Nacionales de Salud, momento en el cual el tema de las Estadísticas de país ha cobrado importancia dentro del Ministerio de Salud, sobre todo al darle seguimiento a la Recomendación número 4 de la Estrategia Mundial de Rendición de Cuentas, en la que se señala que “los países deben fortalecer las capacidades en Cuentas Nacionales de Salud (CNS), organizar los datos en marcos establecidos para la rendición de cuentas y analizar y utilizar la información en los procesos de políticas nacionales y de rendición de cuentas o de transparencia del gasto. Incrementar estas capacidades debe ser parte de esfuerzos a largo plazo para fortalecer los sistemas subyacentes de gestión del gasto público”. (Naciones Unidas, ISBN 978 92 4 356432 6, NLM: WA 310. Página 17).